miércoles, 16 de marzo de 2011

PROTEINA Y GRASA SOBREPASANTE


 las “proteínas by-pass”. En general, a todas las proteínas contenidas en los insumos para alimentación animal se les reconoce un cierto porcentaje de efecto “by – pass”, que al igual que en el caso de las grasas, la gracia consiste en que un menor porcentaje sea degradable o soluble en rumen a la vez que un mayor gran porcentaje de estas proteínas sea aprovechable (digeridas y absorbidas) directamente en intestino, y entonces, la proteína en estos insumos, refiriéndonos a la composición (perfil) de aminoácidos, resulta de “mayor valor” que en la de una proteína altamente degradable.



Las proteínas altamente degradables en rumen son descompuestas allí en amonio (nitrógeno), sea cual fuere su valor ; el amonio es la materia prima para las nuevas proteínas bacterianas de la flora ruminal, las cuales al pasar al intestino constituyen las proteínas by-pass “naturales” finalmente digeridas y absorbidas por el rumiante.



Consideraciones generales :



1) De lo último anterior se desprende que proteínas de baja calidad y bajo by-pass son factibles de ser “mejoradas” por la flora ruminal, así como proteínas de gran calidad y bajo by-pass resultan “desmejoradas” por la misma flora (típicamente en lo que se refiere a aportes de lisina, metionina y otros aminoácidos azufrados).



2) Aparte de la fuente misma de proteínas, la degradabilidad en rumen o su contraparte, el by-pass, varía mucho por factores tales como tamaño de partícula, tratamiento térmico industrial, contenido y variedad de grasa, etc...incorpore estas consideraciones en la selección de las materias primas.



3) Los animales y la condición en que se encuentran, que mejor responden a las proteínas de alto by-pass son:



-rumiantes estresados (animales transportados o arreados largas distancias... largas horas de ingesta insuficiente, etc)



-rumiantes malnutridos (delgados , sometidos a raciones desbalanceadas, restringidas, cambios imprevistos de ración, de pastoreo a feedlots, etc.)



-animales jóvenes en fase de rápido crecimiento y/ o de alta exigencias productivas (confinados para producción de carne lechal (baby beef), etapas de recría en feedlots, etc.)



-vacas o cabras de alta producción láctea, que deben soportar bien un alto “drenaje proteico”)



- en general, cualquier rumiante cuyos requerimientos de aminoácidos se encuentren forzosamente insatisfechos por oferta limitada o que se encuentren sometidos a violentos cambios de hábitat y/o alimentación.



4) La velocidad de pasaje o tiempo de permanencia en rumen, que tiene el alimento ingerido, también afecta el by-pass de proteínas... cuanto menos permanecen las proteínas en rumen, más alto el by-pass resultante .



5) Con la administración de proteínas de alto by-pass es posible reducir costos... con la adición de proteínas by-pass, el aporte total de proteínas en la ración puede reducirse o bien podemos optar por sustituir una porción de la proteína verdadera por nitrógeno no proteico (urea, amonio, etc.)... sin embargo, el objetivo central de la utilización de proteínas by-pass es facilitar la estimación (reducir el riesgo de error) del óptimo balance entre energía y nitrógeno frente a crecientes exigencias nutricionales, de manera que nada se pierda...que no sobre energía ni se pierda nitrógeno por las fecas .



6) Es bien sabido que la flora ruminal, como todo organismo vivo, requiere de energía para subsistir y transformar el nitrógeno en estructurar proteínas; por lo tanto un rumiante que consume una dieta de alta energía puede albergar más cantidad de bacterias para aprovechar el nitrógeno no proteico, que un rumiante limitado a ingerir voluminosos...Un animal a pastoreo directo entonces tiene menos “habilidad inmediata” para tolerar y aprovechar impactantes cantidades de nitrógeno no proteico y/o carbohidratos fácilmente fermentables. Dicho de otra forma, si las raciones se “disparan” en cantidad de proteínas degradables y azúcares fácilmente fermentables, las bacterias se verán excedidas en su capacidad para aprovechar tales nutrientes y se producirán además disturbios y patologías metabólicas (acidosis ruminal, laminitis, infertilidad, etc.) . Entonces las proteínas y grasas by-pass son indispensables para enfrentar las contingencias y/o las “situaciones críticas nutricionales”, amortiguando los cambios.





Las proteínas han sido clasificadas en 4 grupos:



Mínimo o nulo by-pass



0-19%, urea, caseína



Bajo by-pass



20- 39 %, afrecho de soja, de maní, gluten feed



Medio by pass



40-59 %, pepa de algodón, gluten de maíz, orujo cerveza, poroto soja



Alto by-pass



60 % o más, harinas hidrolizadas de pluma, h. de pescado, h.de sangre etc.



Aminoácidos by-pass: algunos aminoácidos sintéticos de interés han sido “tratados” para conferirles el necesario comportamiento de escape ruminal o efecto by-pass. Los más socorridos son la lisina y la metionina. Para conseguir el objetivo se han logrado buenos resultados con dos formas industriales: complejos de matriz proteico-mineral (metionina-zinc, por ejemplo) y matriz de grasa protegida (lisina y metionina recubiertas en grasa by-pass)



Núcleos PROFAT-BY: como sugiere la denominación, son combinaciones concentradas de grasas y proteínas con alto aprovechamiento por la vía del by-pass ruminal. Estas formulaciones difícilmente son estándar y por lo mismo tampoco es factible encontrarlas en el comercio, pero pueden ser solicitadas a pedido a alguna de las industrias de alimentos balanceados proveedoras del mercado. Por lo general, los núcleos Profat –by pueden llegar a contener una materia grasa (grasas by-pass) hasta del orden del 45% , un 50% del ingrediente proteico escogido (para mi gusto el costo-beneficio de ciertas harinas hidrolizadas de plumas y sangre aviar, es insuperable), un 3- 4% de sal común para que resulte más palatable en casos de ofrecerlo por sí solo o mezclado con algo de maíz molido y un 1- 2 % a discreción para otros aditivos , sales minerales, microelementos críticos, vitaminas, bioestimulantes, etc.



Grasas de Efecto BY-PASS en Rumiantes
AUTOR: Roberto Fenzo T., Médico veterinario Universidad de Chile. D.P.A., U. A. Ibañez y Grte. Comercial Area Nutrición Animal IDAL S.A.

La moderna zootecnia está constantemente en la investigación de nuevos productos que están en grado de mejorar el rendimiento productivo de los animales respecto de los parámetros económicos.



Los elevados requerimientos energéticos de los animales criados, en relación al continuo aumento de sus rendimientos cualitativos y cuantitativos, hacen surgir un problema en su adecuada alimentación.



La diferencia básica entre el sistema digestivo de los rumiantes y no rumiantes, es que los mamíferos rumiantes o poligástricos (bovinos, ovinos, caprinos, camélidos, etc.) tienen un sistema digestivo adicional denominado "rumen", previo al estómago e intestinos, mucho más característicos de los mamíferos no rumiantes o monogástricos (cerdos, canes, felinos, humanos etc.).



Este "rumen" es un gran "pre- digestor" que contiene billones de bacterias, protozoos y levaduras. La actividad bacteriana y protozoaria dentro de esta "gran bolsa" se encarga de fragmentar, desdoblar, hidrolizar, hidrogenar , fermentar, etc. y, en el fondo, digerir los alimentos ingeridos por el rumiante, antes que éstos pasen al tracto posterior, que si es similar al de los mamíferos monogástricos.



Esta fermentación por los microorganismos principalmente permite a los rumiantes digerir y utilizar alimentos altamente fibrosos, como el pasto y la paja, que son de muy bajo o ningún provecho para las especies no rumiantes (especie equina aparte que no siendo una especie rumiante tampoco es un monogástrico típico). Característico de los rumiantes es el proceso mismo de rumia en que una vez terminada la ingesta , el animal busca reposo y comienza un proceso de regurgitación de bolos de alimento que se vuelven a triturar en el hocico , con adición de abundantes cantidades de saliva, etc.

Por la importancia de estos microorganismos en los rumiantes, aparte de los requerimientos del animal, la moderna evaluación de los alimentos debe considerar los requerimientos nutricionales y funcionales de éstos, la MP (Proteína Metabolizable), FME (Energía Metabolizable Fermentecible) y otros parámetros en los que profundizaremos en otro capítulo si fuese necesario, pero la "regla de oro" que reducirá los errores y o fracasos , es la de no variar radicalmente los componentes, el estado y las proporciones de ellos en las raciones de rumiantes; por lo tanto, lo más recomendable es, en cualquier caso, sólo hacer cambios leves, medidos, graduales en el tiempo y evaluables en sus resultados.



GRASAS: Entre todas las materias primas usadas en las dietas, las grasas y/o aceites son las sustancias de más alto contenido energético, pero no son utilizados por las flore ruminal; sin embargo, las grasas son mejor digeridas en el estómago ácido de los rumiantes... el abomaso.

En forma simplista podríamos pensar que para aportar más energía podríamos incrementar el nivel de grasas y aceites sin otra consideración, pero, lamentablemente, el alto contenido de aceites (más bien insaturadas) y grasas (más bien saturadas) resulta contraproducente e interfiere la fermentación ruminal y aprovechamiento de la fibra, deprimiendo de paso la producción y tenor de la grasa láctea.

Este es el principal motivo por qué algunas raciones de alta energía "en el papel" fallan con su "promesa" en términos del rendimiento. Es así como buscando incorporar otras opciones en materia grasa que no alteraran negativamente el ambiente ruminal , se originaron conceptualmente las grasas inertes, rumen protegidas o "by-pass", cuyos comportamientos fueron estudiadas por años para evitar una sobreestimación calórica y la interferencia con la fermentación ruminal y ahora son cada vez más populares entre los productores de leche y carne de bovinos , ovinos, caprinos. Ultimamente se han encontrado nuevas aplicaciones y grandes beneficios también en la nutrición de Equinos de trabajo y deporte ( enduro) , porcinos, pavos, etc.



Avance sobre By-pass de proteínas: Dentro de la composición de la mayoría de las materias primas usadas encontraremos mayores o menores porcentajes de proteínas. Muy conocido es que algunas proteínas son de mayor calidad o valor biológico que otras, por su digestibilidad, perfil y contenidos aminoacídicos. Mas recientemente se habla también de proteína verdadera , no degradable en rumen ( by-pass ruminal), etc.. También se están utilizando otros indicadores para estimar el by-pass de las proteínas, como es el de proteína soluble.



Se entiende que además de tener un porcentaje de efecto by-pass ruminal, estas proteínas deben ser altamente digestibles en el tracto digestivo siguiente para que sean de valor nutricional. Lo concreto es que también existen proteínas de muy poco valor nutricional por ser prácticamente indegradables y/o indigestibles a lo largo de todo el tracto digestivo (por ejemplo, una harina corriente de plumas simplemente picadas o una paja de trigo, resultan de muy poco valor biológico,... todo lo contrario de una harina de plumas hidrolizada artificialmente, cuya digestibilidad debe ser no menos del 80% y las mejores calidades pueden llegar a sobre pasar el 90%... o lo mismo en el caso de una paja de trigo natural y una hidrolizada o tratada con álcalis) Se deben considerar en algunos casos también, las interacciones con otros componentes de la ración como lo es la presencia y concentración de taninos de algunos granos, factores antitripsinicos, etc..



GRASAS BY-PASS: la industria ha desarrollado unas cuantas "formulas" para lograr grasas rumio-protegidas, inertes o by-Pass; aquellas clasificadas de "sales de calcio de ácidos grasos", otros como “ácidos grasos aislados” de punto de fusión sobre 50ºC y aquellas clasificadas como "grasas parcial o totalmente hidrogenadas" .



Sales de calcio de ácidos grasos: poseen un seguro y doble mecanismo de acción para hacerse "inertes" en rumen, el punto de fusión muy sobre los 50°C (suele ser no menos de 90°C) y solubilidad a PH inferior a 5.5. Estas grasas by-Pass suelen contener no menos de un 84% de materia grasa, no menos de un 95% de digestibilidad y absorción intestinal y deberían presentar idealmente, un perfil de ácidos grasos acorde al propio de la especie animal a suplementar (caso contrario corremos el riesgo de alterar el perfil característico de las grasas del animal...aunque esto también puede ser un objetivo a perseguir, como por ejemplo para aumentar el porcentaje de ácidos grasos insaturados como Linoleico y Linolénico, considerados benéficos para la salud humana) .



Acidos grasos aislados: todos los ácidos grasos tomados aisladamente tienen un punto de fusión distinto uno de otro. Pues bien , se pueden aislar por métodos industriales como la hidrólisis, winterización (aplicación de frio) , destilación, etc . de manera de separar aquellos que por punto de fusión mayor de 50ºC resulten útiles para nuestro objetivo. Estos productos son altamente digestibles utilizados/aplicados moderadamente, en granulometría muy fina, etc .



Aceites y grasas (triglicéridos) parcial o totalmente hidrogenados: se "inertizan" en rumen básicamente por la vía de incrementar el punto de fusión por sobre los 50°C (suele ser entre los 50 y 60°C). Para lograr subir el punto de fusión de todos los ácidos grasos por sobre 50°C, estas grasas son artificial e industrialmente hidrogenadas (como para obtención de las margarinas) ...el problema es que mientras mas necesidad de hidrogenación tiene el aceite o grasa que escojamos como base, menos digestible resulta en intestino, y de un deseable by-pass ruminal pasamos a una indigestibilidad a lo largo de todo el tracto digestivo que finalmente hace perder un alto porcentaje de la grasa por las fecas, con los inconvenientes que ello acarrea, partiendo por sobrestimar la energía realmente aportada a las raciones.



En términos generales se puede decir que no se logran grasas hidrogenadas de buena digestibilidad con aceites vegetales de soya , girasol, maíz o pescado por mencionar los más comunes. Debe exigirse un mínimo de 90% de digestibilidad y absorción intestinal, presentar un perfil de ácidos grasos conocido y ojala también constante, privilegiar aquellas obtenidas a partir más bien de bases grasas ya naturalmente "sólidas" a 25ºC ( estas grasas naturalmente sólidas a temperatura ambiente requieren de menor hidrogenación artificial para subirle el punto de fusión, como el caso del sebo bovino , aceite de palma, aceite de coco, etc.); dicho de otra forma, se puede decir que los aceites o ácidos grasos más bien insaturados (por ejemplo, el aceite de pescado) que son los que requieren de mayor hidrogenación, son tanto o más indigestibles mientras más hidrogenados sean... y se perderán en mayor cantidad por las fecas, sin haber sido absorbidos en el intestino. (Esto producirá además un problema de contaminación medioambiental con depósitos de grasa, en aguas estancadas, canales, conductos, estercoleras, impermeabilización de fosas y pozos de alcantarillado, riles conflictivos, etc.)



Granulometría , digestibilidad y absorción: una menor Granulometría ofrece mayor superficie de ataque. Dicho de otra forma, un menor tamaño de partícula expone más superficie a la acción de los jugos digestivos y por lo tanto se deben privilegiar las granulometrías menores, en especial si estas grasas son concomitantes o van incluidas en raciones o condiciones fisiológicas o patológicas de alta velocidad de pasaje gastrointestinal….o como con las grasas hidrogenadas, que se requiere de una mayor capacidad/actividad enzimática y mayor tiempo de permanencia para su digestión.



Las indicaciones y beneficios: La indicación más frecuente es para actuar sobre el desbalance energético o dicho de otra forma, sobre el balance energético negativo del post parto de la vaca lechera de alta producción. De esto se desprende que el beneficio más obvio y directo es que se trata de poder suplementar un componente energético altamente concentrado donde por limitaciones de volumen no es posible satisfacer solo con cereales y forraje las necesidades nutricionales, fisiológicas, productivas y reproductivas del animal , ya sea de leche, de carne.



Paralelamente, se puede lograr un aumento de hasta un 5% en la producción láctea, hasta un 10% en el tenor de materia grasa láctea, modificación o el restablecimiento de las características butirométricas óptimas de esta grasa, un aumento de la fertilidad post parto , prolongación de la curva de lactancia , reducción de la frecuencia y de la profundidad de las hipocalcemias e hipoglicemias post parto (particularmente con las grasas by-pass de sales cálcicas y glicerol), una apreciable mejor condición y brillo de pelaje , distribución y depósito de grasas corporales (marmoleado) , terminación rápida del ganado en el momento que se desee acelerar el engrasamiento para faenamiento, ahorro en buffers (bicarbonato de sodio), etc.



Sin duda alguna, las grasas de efecto by-pass permiten satisfacer holgadamente las necesidades energéticas de los animales con una menor cuota de materia seca. La elección y el resultado que se obtenga con el empleo de ellas compete a los profesionales especialistas, pero, en términos generales, cual más, cual menos, proporciona casi 3 veces el aporte energético del maíz , sin alterar la fisiología ruminal, sin producir acidez ruminal , sin producir estrés hipercalórico, tampoco afectan negativamente la flora ruminal. Cabe hacer notar que las sales de calcio de ácidos grasos en particular (llamadas también jabones de calcio), a diferencia de los triglicéridos y grasas hidrogenadas, no requieren de digestión enzimática y liberan cantidades apreciables de glicerol y calcio, por lo que son una herramienta nutricional valiosa en el tratamiento o convalecencia de afecciones pancreáticas, hepáticas, caquexias, raquitismo, calcioterapia de fracturas, etc. Las sales de calcio de ácidos grasos tienen también acción emulsificante sobre otras grasas presentes en el medio, por lo que asisten también las funciones biliares del animal.

Así como en el capítulo pasado tocamos el tema de las “grasas by-pass”, ahora nos referiremos a las “proteínas by-pass”. En general, a todas las proteínas contenidas en los insumos para alimentación animal se les reconoce un cierto porcentaje de efecto “by – pass”, que al igual que en el caso de las grasas, la gracia consiste en que un menor porcentaje sea degradable o soluble en rumen a la vez que un mayor gran porcentaje de estas proteínas sea aprovechable (digeridas y absorbidas) directamente en intestino, y entonces, la proteína en estos insumos, refiriéndonos a la composición (perfil) de aminoácidos, resulta de “mayor valor” que en la de una proteína altamente degradable.



Las proteínas altamente degradables en rumen son descompuestas allí en amonio (nitrógeno), sea cual fuere su valor ; el amonio es la materia prima para las nuevas proteínas bacterianas de la flora ruminal, las cuales al pasar al intestino constituyen las proteínas by-pass “naturales” finalmente digeridas y absorbidas por el rumiante.



Consideraciones generales :



1) De lo último anterior se desprende que proteínas de baja calidad y bajo by-pass son factibles de ser “mejoradas” por la flora ruminal, así como proteínas de gran calidad y bajo by-pass resultan “desmejoradas” por la misma flora (típicamente en lo que se refiere a aportes de lisina, metionina y otros aminoácidos azufrados).



2) Aparte de la fuente misma de proteínas, la degradabilidad en rumen o su contraparte, el by-pass, varía mucho por factores tales como tamaño de partícula, tratamiento térmico industrial, contenido y variedad de grasa, etc...incorpore estas consideraciones en la selección de las materias primas.



3) Los animales y la condición en que se encuentran, que mejor responden a las proteínas de alto by-pass son:



-rumiantes estresados (animales transportados o arreados largas distancias... largas horas de ingesta insuficiente, etc)



-rumiantes malnutridos (delgados , sometidos a raciones desbalanceadas, restringidas, cambios imprevistos de ración, de pastoreo a feedlots, etc.)



-animales jóvenes en fase de rápido crecimiento y/ o de alta exigencias productivas (confinados para producción de carne lechal (baby beef), etapas de recría en feedlots, etc.)



-vacas o cabras de alta producción láctea, que deben soportar bien un alto “drenaje proteico”)



- en general, cualquier rumiante cuyos requerimientos de aminoácidos se encuentren forzosamente insatisfechos por oferta limitada o que se encuentren sometidos a violentos cambios de hábitat y/o alimentación.



4) La velocidad de pasaje o tiempo de permanencia en rumen, que tiene el alimento ingerido, también afecta el by-pass de proteínas... cuanto menos permanecen las proteínas en rumen, más alto el by-pass resultante .



5) Con la administración de proteínas de alto by-pass es posible reducir costos... con la adición de proteínas by-pass, el aporte total de proteínas en la ración puede reducirse o bien podemos optar por sustituir una porción de la proteína verdadera por nitrógeno no proteico (urea, amonio, etc.)... sin embargo, el objetivo central de la utilización de proteínas by-pass es facilitar la estimación (reducir el riesgo de error) del óptimo balance entre energía y nitrógeno frente a crecientes exigencias nutricionales, de manera que nada se pierda...que no sobre energía ni se pierda nitrógeno por las fecas .



6) Es bien sabido que la flora ruminal, como todo organismo vivo, requiere de energía para subsistir y transformar el nitrógeno en estructurar proteínas; por lo tanto un rumiante que consume una dieta de alta energía puede albergar más cantidad de bacterias para aprovechar el nitrógeno no proteico, que un rumiante limitado a ingerir voluminosos...Un animal a pastoreo directo entonces tiene menos “habilidad inmediata” para tolerar y aprovechar impactantes cantidades de nitrógeno no proteico y/o carbohidratos fácilmente fermentables. Dicho de otra forma, si las raciones se “disparan” en cantidad de proteínas degradables y azúcares fácilmente fermentables, las bacterias se verán excedidas en su capacidad para aprovechar tales nutrientes y se producirán además disturbios y patologías metabólicas (acidosis ruminal, laminitis, infertilidad, etc.) . Entonces las proteínas y grasas by-pass son indispensables para enfrentar las contingencias y/o las “situaciones críticas nutricionales”, amortiguando los cambios.





Las proteínas han sido clasificadas en 4 grupos:



Mínimo o nulo by-pass



0-19%, urea, caseína



Bajo by-pass



20- 39 %, afrecho de soja, de maní, gluten feed



Medio by pass



40-59 %, pepa de algodón, gluten de maíz, orujo cerveza, poroto soja



Alto by-pass



60 % o más, harinas hidrolizadas de pluma, h. de pescado, h.de sangre etc.



Aminoácidos by-pass: algunos aminoácidos sintéticos de interés han sido “tratados” para conferirles el necesario comportamiento de escape ruminal o efecto by-pass. Los más socorridos son la lisina y la metionina. Para conseguir el objetivo se han logrado buenos resultados con dos formas industriales: complejos de matriz proteico-mineral (metionina-zinc, por ejemplo) y matriz de grasa protegida (lisina y metionina recubiertas en grasa by-pass)



Núcleos PROFAT-BY: como sugiere la denominación, son combinaciones concentradas de grasas y proteínas con alto aprovechamiento por la vía del by-pass ruminal. Estas formulaciones difícilmente son estándar y por lo mismo tampoco es factible encontrarlas en el comercio, pero pueden ser solicitadas a pedido a alguna de las industrias de alimentos balanceados proveedoras del mercado. Por lo general, los núcleos Profat –by pueden llegar a contener una materia grasa (grasas by-pass) hasta del orden del 45% , un 50% del ingrediente proteico escogido (para mi gusto el costo-beneficio de ciertas harinas hidrolizadas de plumas y sangre aviar, es insuperable), un 3- 4% de sal común para que resulte más palatable en casos de ofrecerlo por sí solo o mezclado con algo de maíz molido y un 1- 2 % a discreción para otros aditivos , sales minerales, microelementos críticos, vitaminas, bioestimulantes, etc.

Cantidades a suministrar

Para ayudarlo en serio con lo que al parecer Ud. ya dispone, le diré que el sebo bovino de 44-44 de punto de fusión, así como el aceite de palma, se pueden incorporar a la ración diaria, tal cual, hasta el 2 de la dieta total base seca sin correr mayores riesgos de interferencia con la digestibilidad de la fibra de la dieta. Al sustituir y reducir los carbohidratos altamente fermentecibles por grasa, ud posiblemente ahorrará también bicarbonato de sodio, porque las acidosis serán menos probables/frecuentes/intensas.



Adicionalmente puede Ud agregar grasas by-pass industriales a razón de 100 grs por cada 100 kg de peso vivo, si es un jabon cálcico, y de 60-70 grs/100 kg de peso vivo, si se trata de una grasa hidrogenada por sobre los 50ºC de punto de fusión. Se puede considerar como grasa by-pass industrial los ácidos grasos freaccionados, puros, pero cuyo punto de fusión ojalá siempre sobrepase los 48-50 ºC. Sin embargo, de esta forma Ud modificará fuertemente el perfil de ácidos grasos y el punto de fusión de la materia grasa del animal que la consume, la grasa corporal o la de la leche, donde el índice butirométrico podrá verse fuertemente alterado con objetivos precisos. No recuerdo el punto de fusión del ácido esteárico que se utiliza industrialmente también como lubricante de PVC o en caucho, pero creo podría ser un buen ejemplo de ácido graso fraccionado con una posible aplicación en nutrición animal.



En su conjunto y en términos generales, la materia grasa de la ración en bovinos no debe sobrepasar el 8-9 de la ración diaria. Deben respetarse las proporciones de cada tipo de grasa para no experimentar con hechos bastantes conocidos.